Bergman de los 60


silencio, incomunicación, padre ausente, Dios ausente, niños solos, adultos que se masturban, histeria, caras que se reducen a máscaras, problemas de fé, soledad, imposibilidad de encontrar en el amor y el cariño algo que supla la falta de Dios, algo que aminore el vérigo por el vacío, el tiempo, sexualidad sin meta ni ternura, simbolismo y psicoanálisis. manos que le conectan con Fellini, Rosselini y Dreyer.
Desesperación. El niño es la esperanza.

Trilogía: “Como en un espejo” (Saasom i en spegel (1961), “Los comulgantes” (Nattvardgästerna, 1962) y “El silencio” (Tystnaden) (1963)

Anuncios

Una respuesta to “Bergman de los 60”

  1. Marlon Dean Clift Says:

    Qué gran y breve lección sobre cine. No te has dejado a Dreyer.
    Qué reconfortante ese tono culto-nervioso, sin él muchos aún seguirían siendo unos pobres ciegos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: