Archive for 21/06/06

Lionell Messi

junio 21, 2006

como buen argentino-alemán, hoy miré el partido. fuerte, jugaron muy fuerte hasta poco después de la primera mitad… todo muy igualadito, pero no llegó el gol. a Argentina le sirve el empate.

Riquelme y Messi hacen una buena dupla.

bueno me dejo de blablabla, he descubierto un blog que al principio no me lo creí mucho, pero cada vez más, da más pistas y creo poder afirmar con casi total seguridad que el el blog de Messi. ahi va la dirección:

http://blogdelio.wordpress.com/

decepcionante estreno de “La desesperación”

junio 21, 2006

hoy estrené “La desesperación” en clase, alguno que otro habréis leído el guión que colgué hace un mes o dos. joder, un guión que escribí con la ayuda de una amiga. duro, putamente doloroso, resultante de un post sobre la enfermedad bipolar y un relato corto que me inspiró (también están colgados). paso del mobbing de los compañeros, no me voy a rebajar a las celosas provocaciones de los niñitos de clase. pero el comentário ha sido: no queda claro. ¿porqué reaparece el bebé?
les jode profundamente cada vez que les pregunto: bueeeeeno, pues (pausa) qué es lo que sí habéis entendido? muy bien, muy bien… Tengo que decir que me costó definirme por que tipo de sonido le iba a añadir hasta que me dije, y el la conclusión lógica a la que debería haber llegado antes, me dije que tenía que subrayar lo irreal de la situación de la situación que vive el prota antes de su suicidio. el profe es otro, al corto siguiente le valoró la atmósfera. atmósfera…atmósfera? ¡QUE DEBÍA HABER SIDO CREADA POR LA UNIÓN DE ESPACIO, FOTOGRAFÍA Y PUESTA EN ESCENA!
la banda sonora también ayuda pero… muchos no tienen nada que contar, en su puta nube de porros, a sus flipadas las llaman creatividad. CREATIVIDAD??? la madre que los parió, preciosistas de mierda de historias mil veces contadas. olé con la copia de frankenstein. olé con dos pavos (en este hice de actor) que se enfrentan en una ruleta rusa. olé a un tío que repara una cajita de música y se descubre a sí mismo, descubre lo que no ha llegado a ser, por no saber reparar… queeeeeee? de que coño me hablas? nadie entendió una mierda y hablan de atmósfera…
dani se dió cuenta de que mi personaje no sabe si vive en la realidad o en el pasado, en sus recuerdos, recordando a un vanguardista con G, del puteo que llevo encima no recuerdo el nombre.
un amigo dice que no hubiera puesto Kiss me, cuando recuerda a su mujer. vale, cada uno vive una canción de una manera diferente, yo soy un romántico imbecil a la que no le provoca la risa escucharla, prefiero escucharla y no avergonzarme de lo que evoca la canción. el personaje recuerda embobado la suerte que tuvo y los embellece, embellece sus recuerdos. ¿y quien carajo no lo hace?
es gratuito mostrar al bebé llorando… ¿¡que qué?! y gratuito es tener una enfermedad mental también y si la tienes, la tienes y te jodes.
los portazos del abandono, le persiguen. el llanto de su hijo perdido, le persigue….
podría limar las equalizaciones y talvez añadirle el sonido de aguja de tocadisco cuando para abruptamente cuando con un portazo le abandona su mujer…
estoy decepcionado y puteado

he matado a mi padre

junio 21, 2006

si… pasó. silencio, culpabilidad que me golpea y no para de golpearme.
no debí, no tenía que haberla tocado… fff… me cuesta respirar.
me llegó la noticia hace unas horas y estoy intentando salir del shock. no paran de repetirse en mi cabeza, recuerdos malos y buenos. hasta ahora no he podido llorar, simplemente me quedé bloqueado.
recuerdo jugar un día en el garaje y encontrar en un armario que nunca tocábamos unas bolsitas raras con diferentes objetos, entre ellas una pistola del calibre 22mm. limpia, pequeña, negra y recuerdo que pesaba más de lo que su aspecto parecía aparentar. la fascinación, mi joventud y el poco aprecio que le tenía a mi vida no me hicieron dudar coger el arma de mi padre. en la tele parece muy facil… así que la cargo… vaya! el cargador tenía balas…
no me creía que un ex-militar alemán llevara su arma reglamentaria cargada… la pistola de caza, que era un como un juguete de dos cañones largos, que disparaban cartuchos de perdigones, esa la tenía a la vista. era como una pequeña escopeta… pero no tenía nunca los cartuchos, no supe nunca donde los guardaba. recuerdo que el viejo me contaba historias de Argentina, en donde salía a patrullar las calles con un grupo de vecinos y practicaba con los perros rabiosos. de paso servía de advertencia a ladrones, cacos y demás esnifeantes que rondaban la zona de noche.
la pistolita negra se encasquilló, al tirar hacia atrás de la parte superior vi como dos balas chocaron y taponaron la parte superior. era extraño, no tenía miedo a morir, pero sí un gran miedo a que me pillara el viejo. nunca me dejó participar en los juegos de guerra que participaban una vez cada dos semanas… cada tanto, mis compañeritos de clase, cuando vivía en Brasil jugaban al paintball. a mi no me dejaba ir. decía que la guerra no era un juego. nunca tuve una “espingarda” de balines de plomo. no se juega con armas! -decía. a escondidas me compré una réplica de balines de plástico y con gafas de esquiar, huevera y rodilleras nos metíamos en las obras con los compañeros, formabamos equipos y nos llenabamos el cuerpo de pequeños hematomas, que empezaban rosados, morados, amarillentos. dolía, pero no estabas muerto hasta que te rindieras… lo máximo que me dejó tener es un tirachinas semi-profesional, recuerdo que el día de los muertos, vivíamos a 600m de un portón secundário de un cementerio que permanecía cerrado casi todos los días del año. ese día me escondía en el jardín de mi casa y recogía unas frutitas rojas que daban unas palmeras cerca del muro. desde ahí intentaba matar palomas al vuelo, aunque también manché de rojo alguna camisa blanca a algún japones que venía a visitar a sus muertos y cuando tuve la práctica suficiente, me enfrenté al perro del vecino, se llamaba Lobo y me odiaba. Yo sabía que no debía mostrar miedo a los perros, pero de pequeño, en Cuba, el boxer del vecino, un negro muy manitas que acabó por vaciarnos la casa después de envenenar a nuestro perro Brujo. el boxer era adorable hasta que un día, a mi me encantaba el perro, me acerqué por detras y lo abracé. craso error, no ví que estaba comiendo, de repente los labios colgantes desaparecieron y aparecieron unos dientes gigantes. yo, que ingénuo era entonces, estreché mi mano, y antes de que me la mordiera el negro me levantó. desde entonces les tengo alguna fobia a los perros.
Lobo me odiaba, dejó de gruñirme cuando de frente y tirachinas en mano descargué 8 semillitas de palmera roja sobre él. desde entonces agachaba las orejas cuando pasaba a mi lado por la calle.
la pistola se atascó y cagado de miedo del teniente la metí en la bolsa y nunca más hablé del tema. ayer por la noche me habló la mujer de mi padre, llamó de la India diciendo que limpiando su pistola, esta se desatascó atravesandole la pierna. con la puta mala suerte de darle a la arteria femoral.
murió en 5 minutos. lo maté en 5 minutos.