desvaríos ma(sc)tutinos


no dormía bien, había pasado 35 horas montando el docu, acabó. (entregado. contento? no del todo, porque en mi opinión no es del todo sincero y la culpa la tiene la diferencia entre ser y parecer.) pero yo lo que quiero es dormir…

es temprano y el cansancio no me deja pensar demasiado recto. creía que estaba solo en casa. oigo ruidos y pienso en levantarme, eso me dura un segundo y me quedo dormido.

sueño o pienso que uno está en la casa de sus padres y la otra está trabajando. blanco. blanco. vacío y silencio. hasta que llega otro ruido, esta vez lo reconozco es el aspirador(el que tiré por la ventana no, el nuevo)

y unos pasitos ligeros, sin uñas como los del perro, y a los gatos solo los oigo al galopar por el pasillo, así que es… la chica de la limpieza. demasiado calor y yo en calzoncillos, me tapo por si entra a… a lo que sea o a darme la lata. es joven, rumana y simpática. vió mis fotos un día y quiso que le sacara fotos, pienso.

me pongo en pie, encuentro mi lungi indio (es ese tubo de tela que recogido parece un pañal raro, y cuando hace frio(¿¿¿frio en la India???) se lleva largo, pareciendose a un pareo), me lo pongo, salgo así, no me ha oído, la veo agachada limpiando los armários de la cocina desde el espejo del pasillo, me lavo la cara, uich vaya pelos (cada vez menos rubios). desde el espejo me saluda y se vuelve a agachar. unos pantalones más que ajustados. y yo, nunca mejor dicho bajo esta tela, una tienda de campaña. doblo el lungi de manera que parezca que está doblado, redoblado por delante…

entro en la cocina a por un vaso de leche, es una cocina estrecha y sin querer (queriendo) la rozo para alcanzar un vaso. casi se me cae y ella ya de pie lo ha visto. parece no molestarle verme así en la cocina. me encara. chiquita salvaje. sonríe. ¿habrá olído algún exceso de feromonas en la cocina que hasta ahora solo olía a limpio y a productos de limpieza? me agarra del lungi y como no está muy atado, cae. ¡Que calor! le agarro ese prieto culo con el que me saludó por el espejo y la siento sobre el marmol de la cocina, me besa. se ríe. mis manos desaparecen debajo de su camisetita. ¿se la habrá puesto a propósito? …ya me dá igual ella baja y agarrando mi miembro aún ocúlto se pone de espaldas y me guía hacia la parte más húmeda de su femeneidad…

-No querrría despertarte, intenté barrrer el pasiyo, pero había demasiado pelos de perrro.

Como no reacciono, frunce el ceño y se ríe. -¿Me aiyudas a moverrr la mesa?

-…eehm, si si. claro.- Es la mesita de mi habitación, le ayudo un poco pero mejor… pienso, me voy a desayunar. Ella acaba rápido, me mira, sonríe y se va.

-Buueno mi voy, adiosss.

Anuncios

5 comentarios to “desvaríos ma(sc)tutinos”

  1. aiguamarina Says:

    Ains !!! 🙂

    Tendré que volverlo a leer, jajajaaj.

    Besos, me alegra que lo hayas terminado… aunque muchas veces, parece menos de lo que creiamos… miratelo de nuevo, igual está mejor de lo que pensabas !

  2. denke Says:

    jejejeje…

    ay el verano…

    😉

  3. DIY Says:

    Oye…éso del lungi pone eh?? supongo que como el tema de los pareos, el que lo sepa llevar (yo no me incluyo)…qué veranito más sofocante…

  4. heroine Says:

    yo sigo pensando que es una falda
    :p

  5. issis Says:

    que no es una falda!!! y poner… no sé si pone. ¿pone heroine?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: