parecía una batalla… perdida


alemana, amiga de un amigo. coqueta. como a todas le encanta que le llenen de caramelitos los oídos. a mi me gusta así que asumo.

barbacoa, sol y una casita en el serrat de l’ametlla. cerveza, carne, alemanes y fútbol ( ya sabía yo que estas agujetas se debían a algo…. he descubierto algún que otro músculo que creía que ya no tenía)

y no se deben a escarceos, que hubieran podido ser nublados por el exceso de absinta en sangre. la negativa era para mí poco obvia por eso (con lungi o sin el) me lancé. Pero que vergüenza, mi alemán (siéndolo) está tan oxidado, que en medio de un “hundir la flota” cambié al ingles. ella le molestó, claro perdería su ventaja. otra característica interesante de algunas chicas alemanas es el “zickig sein”, Ziege es cabra en alemán, y rumzicken sería algo así como ser: desafiante, diciendo lo que no quieren decir, con un toque de competitividad demasiado agresivo. 

Estratégia a la que hay que amoldarse antes. Todo un reto. Que llevó a que no redondeara el día con una escapadita al interior de la casa para los motivos obvios sinó para una interesante conversa sobre lo que uno saca de acostarse con alguien porque sí. también de lo mucho o poco que a uno le conviene mostrarse como es por heridas de batallas perdidas. sobre lo lícito que es pasarselo bien después de una relación, que acabó en la conclusión de que todos los chicos (los que pueden) acaban por acostarse con chicas porque es lo que se espera que hagan. ella, acostadita a mi izquierda, continuó hablando de lo que otros piensan de ella y que si realmente le importara no hubiera subido a charlar dentro, ni lejos de sus amigos, ya que bajando luego poniendo la cara que pusieramos hubiesen pensado lo que mejor les pareciese. me encantó el razonamiento y la charla más aun, ya que si no lo hace en casa tampoco lo iba a hacer de vacaciones de esta manera.

mucho más facil hubiera sido deci: tampoco era mi tipo, o que los muelles del colchón estaban un poco dados.

lo que realmente me dió un poco de pena fué lo bien o mal que reacciona este amigo bajo estas circunstancias:

-a ella le dice que ningún problema, que en su casa hay sitio.                                          -a mí me dijo que no se podía ganar siempre. 

Anuncios

2 comentarios to “parecía una batalla… perdida”

  1. denke Says:

    Cuando me ha pasado algo parecido, he acabado pensando que había salido ganando…
    Claro que en momentos “bajos” tb he pensado; Mierda!

    jeje pero bueno, no se puede ganar siempre, no?

    😉

  2. DIY Says:

    Pues qué quieres que te diga? Que vuestro momento, en mi opinión, fue más íntimo que pegarse un revolcón. Que esos temas no se tocan con cualquiera ni de cualquier manera…así que dice mucho de tí, el que te hayan escogido para éso….ojo, siempre hablando de que la otra persona esté cuerda y no sea uno de esos ejemplares autoflagelantes o lacrimógenos, ravbiosos y mil cosas más que circulan por ahí…Chapeau querido Issis 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: