“Cat on a hot tin roof” de Richard Brooks


La gata sobre el tejado de zinc (1958) es la historia sobre una familia sureña de los Estados Unidos, una familia neurotica, disfuncional con sus rivalidades, tensiones y avaricia. El provocativo guión de Richard Brooks y James Poe fue adaptado la obra ganadora de un Pulitzer de mismo nombre escrita por Tennessee Williams. (Era su segundo Pulitzer.)
En el poster la MGM proclamaba: ” Toda la bochornosa explosividad del drama del ganador del Pulitzer Tennesse Williams ahora en la gran pantalla” (All the sultry explosive drama of Tennessee Williams’ Pulitzer prize play now on screen).
Un remake incluyendo escenas sexualmente explícitas más cercano al texto original fue hecho para la televisión en 1976, con Robert Wagner, Natalie Wood, Maureen Stapelton y Laurence Olivier como personajes principales. En 1984 hubo una segunda versión para televisión producida la cadena Showtime y la PBS’s American Playhouse, con Tommy Lee Jones, Jessica Lange, Rip Torn y Kim Stanley.

El film estaba dentro de las diez películas más taquilleras del año y fue premiada con seis nominaciones a los Oscar’s, ocho nominaciones en y dos premios otorgados por “Laurel Awards” premiando la actuación de Elizabeth Taylor con un Golden Laurel, recibiendo también otro Golden Laurel por el guión.
A pesar de que Paul Newman recibiera su primera nominación al Oscar a mejor actor y Elizabeth Taylor en su caso la segunda nominación, personalmente opino que si toman la decisión de utilizar un acento sureño al principio de la película, alguien debía haberse percatado que a la mitad de la película dejan de utilizar ese acento. Creo que la trágica muerte en un accidente de aviación de Mike Todd, marido de Taylor puede haber influido en ella, pero Burl Ives mantiene el acento hasta el final, en fin…

Llevar al cine las obras teatrales de Tennesse Williams era un verdadero reto al Código Hays, las normas de censura imperante en el Hollywood de aquella época con la aprobación de las grandes compañias. Elia Kazan había previamente llevado al cine obras suyas como “Un tranvía llamado deseo” (1951)y “Baby Doll”(1956), o “El zoo de cristal”(1950) de Irving Rapper y “La rosa tatuada”(1955) por Daniel Mann. Finalmente le llegaría el turno a la obra predilecta de Williams, La gata sobre el tejado de zinc. Antes de poder estrenarla en Broadway, en un montaje dirigido por Elia Kazan, tuvo que reescribir el tercer acto por problemas con la censura. Talvez por eso, en sus memorias califica esta obra como “la más próxima a ser, a un tiempo, una obra de arte y una muestra de oficio”.

Para el director Richard Brooks realizar esta obra( en 1962 dirigiría “Dulce pájaro de juventud”, otra pieza de Tennessee Williams), fue importante para ser identificado posteriormente como uno de los mejores adaptadores del universo dramático de Williams, especialmente complejo gracias a una mezcla con altas dosis de agobio, desasosiego y sensualidad atormentada.

Debida a la fuerte censura le fue imposible mostrar de manera mas explícita la relación homosexual que Brick, el personaje interpretado por Paul Newman, manifiesta en relación a su amigo y compañero de rugby y que es la verdadera explicación al rechazo a su felina mujer Maggie, interpretada por Elizabeth Taylor. Para ser más precisos el rechazo se produce por la duda si su esposa está relacionada con la influencia que Maggie pudo tener sobre el suicidio de Skipper.

Pero la diferencia entre la obra original de Williams y la versión de James Poe y Richard Brooks desvía la atención de la homosexualidad de Brick, su estado depresivo y su adicción al alcohol hacía una baja afectividad y apoyo que Big Daddy, el personaje del padre de Brick interpretado por Burl Ives. (Burl Ives había formado parte del reparto original de la obra representada en Broadway)

El texto de Williams engloba una crítica al “American dream” y una crítica a la exteriorización de todos los valores sociales. A lo largo de la película hay un acercamiento entre la figura de Brick y su padre, pues reconocen sus pecados. En el caso de Brick la huida hacia el alcohol para soportar la mendacidad que le rodea y el caso de Big Daddy, este se va dando cuenta que a pesar de tener todo lo que pueda desear en el plano material existen otras calidades a las que aspirar. Finalmente Brick y Maggie quedan como los vencedores morales por encima del avaricioso resto de la familia( Mae y Gooper y los “Sin-cuello”), a pesar de hacerlo con la falsa anunciación de un embarazo que innegablemente refleja una lealtad absoluta hacia su marido ademas de tranquilizar a Big Daddy. De esta manera Brooks hace visible la desilusión con la que Williams contemplaba la decadencia de los ideales del “American dream”.

Anuncios

11 comentarios to ““Cat on a hot tin roof” de Richard Brooks”

  1. pcbcarp Says:

    Me encanta pasear por blogs donde la gente está empolladísima de cine. Como yo soy incapaz de dedicarle tanto tiempo, me viene de vicio para las discusiones en el bar a altas horas, sobre quién dirigio… quién hacía de … en … etc. Gracias. Mu bien tu blog.

  2. issis Says:

    Estudio cine y de algo tienen que servir los textos que escribo para Historia del Cine. Tuve que hacer una descripción del entorno de la industria en el momento de exhibición de la película.

    pcbcarp:
    Blogs como el tuyo hacen que uno se esfuerce en dar un nivel… aunque sea un poco.

  3. pcbcarp Says:

    Gasp! La verdad es que esto del blog me está sentando estupendo para las partes de la autoestima. Gracias.

    Interesante lo del cine. Yo voy a ver si cuelgo un guión que estuvo a punto de hacerse pero no. (Y eso que a mí me daba igual que cambiaran lo que quisieran con tal de que me pagaran) he tenido cierta relación marginal con el mundillo por diversos lados e, incluso, soy executive producer de dos cortos de un primo mío. Ya ves. (Eso sí: nunca más, Santo Tomás, qué coñazo, yo haciendo papeles mientras todos se lo pasaban pipa rodando)

  4. Esther Says:

    Ei Isis!!
    He entrado para mandarte un saludo muy grande!! y decir que he regresado!! jeje
    Un besico!!

  5. folken Says:

    De más de un apuro en discusiones airadas con gafapastas y culturetas te puede sacar Don Isis sin saberlo, pues él es The Cameraman (Buster Keaton, 19XX)
    Después de esa chorrada provocada sin duda, por un bajón de azucar, decirle que es un capullo integral, (Vivan las conductas disruptivas), y tiene (o tenía) unas patillas muy largas.

  6. b*goldfish Says:

    no me he podido leer todo el rollo…
    va hare ver ke soy una intelectual
    y añadire..
    sisi.. interesante analogia,
    buena fragmentacion de los hechos..
    estoy de acuerdo contigo en los aspectos mas ambiguos de esta…
    jajajaja
    chao

  7. issis Says:

    blackgoldfish:
    siempre tan simpática 🙂 No he podido leer tu blog, que pasóooo?
    ademas… deberías dejar de lado lo de que no eres una interestual y dejar que aflore.

    folken:
    vaya memoria! era la foto que tenía puesta en el encabezamiento del Bblog.

    Esther:
    eso si que es volver cargada de energía! que alegría! (cuidado con las depres post-vacacionales… pero eso tu, como yo, ya lo tenemos medio resuelto)

    pcbcarp:
    es muy importante tener un productor, sino no se hace nada, pero supongo que no seguirías la conservadora tendencia industrial americana de controlar o hacer que alguien controlara los gastos y se mantuviera todo dentro del plan de rodaje… aqui en Europa es que somos mucho más liberales en lo que a la producción se refiere.
    lo de que te paguen el guión, si no te apuntas a la SGAE y pagas… además no hay leyes suficientes que protejan tu propiedad intelectual. tan todas mal hechas. y ladrones de guiones hay… uf!

  8. pcbcarp Says:

    Amigo mío. Por supuesto que seguí la costumbre de controlar los gastos (sin demasiado éxito, por supuesto), pero es que, previamente, había conseguido que el ICAA nos diera una subvención, y seguro que tú sabes lo que eso significa: que si no justificas tienes que devolver, lo qu es bastante imposible, claro.

    En cuanto a los ladrones de guiones… Lo se. Y soy por desgracia un asiduo de ese nido de filibusteros enquistado en la C/ Fernando VI.

  9. Esther Says:

    Isis!!! no tengo mucha depre, pq estoy sin trabajo (es decir no vuelvo a la rutina) y cuando acabe los exámenes me voy a zaragoza a pasar unos días, supuestamente para el puente de la diada… pero como estoy sin trabajar no tengo puente.
    Un besico!!

  10. issis Says:

    codigo hayss + controversia de obras de tenesse williams + estado del bienestar en los años 50 + como retrata cierto sector de la sociedad + otras obras de t. williams(p ej: muerte de un viajante tema migración campo a la ciudad)

  11. para kazan Says:

    En cuanto a los ladrones de guiones… Lo se. Y soy por desgracia un asiduo de ese nido de filibusteros enquistado en la C/ Fernando VI.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: