Archive for 7/11/06

el Krumping

noviembre 7, 2006

Aunque lo hayas visto en algunos videoclips, aún no sabías como se llamaba. Es un nuevo tipo de baile, bueno no tan nuevo. Por eso de que ya lo has visto seguramente en algún videoclip de hip hop industrial.
Nace en los suburbios de Los Angeles y es una manera de hacer frente a una imagen de gente que no representa la realidad cotidiana. Es basicamente una moda de afroamericanos, negros o como los querais llamar, que si los llamo de una manera soy racista y si los llamo de otra soy hipócrita y esclavista… aunque no me canse de repetir que he tenido tíos, abuelas y madrastra negra. El Krumping es agresivo y muy visual y por eso talvez David LaChapelle le dedicó al tema una documental musical llamado RIZE. En el que se explica una alternativa a las bandas, y es que hay muchos que no entran en las modas de bandas y las drogas. Sobretodo si uno cree mucho en la iglesia bautísta o pentescostal, evangelista o lo que sea.
Empezó con un chico que hacía de payaso y así fué como todos se pintan la cara, unos más otros un poco menos. Otra particularidad de este baile es que está dividida en grupos que incluyen niños, gordos, chicas y chicos. Se parece al breakdance, aunque no incluye necesariamente el suelo. Es, porque negarlo, una forma de arte abstracto en el que la empatía cuenta mucho más que el entendimiento de normas… a disfrutar de videos por el youtube. Feliz búsqueda que ahora ya sabéis el nombre……… a ver si os pasa como a mí y os entran unas ganas de bailar como a mi.

Manderlay y Little Miss Sunshine

noviembre 7, 2006

Dos días he tardado en visionar y digerir esta película de Lars von Trier. Me debatía entre las opiniones de racismo y todo lo contrario. Dicen que es poco cinematográfico y facilón el estilo visual, pero creo que hay que dejar de lado los prejuicios y ser mas modernos, ya que los nuevos estílos y formas de contar serán las que revivan y insuflen aire fresco a temas muchas veces conocidos. Es un ataque frontal a la política de Bush, que hace justicia en casa de otros y se olvida de lo que pasa del tope de su casa para adentro. Más crudo que Dogville y explícito. Esperemos pacientes a la tercera parte(Washington) de esta última trilogía de von Trier.
Por otra parte, la intelingente y aparentemente simple Pequeña señorita Sunshine. Continuando con mi cruzada a favor del respeto por las capacidades de los niños creo equivocada la valoración de que no sea apta para verla con toda la família. Toca temas como la muerte dentro de la familia, el suicidio y Proust, la depresión y Nietsche, el ciego optimismo irrealista.
Profundamente coherente, el final soorprendería si hubiera un happy end a la americana (“à la mode”).