reencuentro


reencuentro

En uno de esos días en los que vas en tren, uno de esos de largo recorrido de camino a un trabajo de fotógrafo en el sur del país,se me ocurrió interesante escribir la historia de como se volvieron a ver mis padres. Estoy algo melancólico, supongo que es porque el tren pasa por el pueblo donde está enterrada mi madre y esto puede que me distraiga y no me deje ser lo objetivo que tengan por seguro que intentaré ser. Antes que nada y ya que es cada vez más corriente debo advertiros que mis padres están separados. Y su separación provocó un trauma, no solo en mí sino también en ellos.
Mis padres se casaron enamorados, creían ellos, aunque poco a poco voy creyendo que la teoría de que fuera por escapar de sus respectivos padres se me hace cada vez más cercana. Al año nací y dos semanas después de cumplir mi tercer año de vida mi padre desapareció de la noche a la mañana sin hacer grandes maletas y dejando detrás todas sus pertenencias, sin decir porqué, ni si volvería, ni a donde iba. Yo me acuerdo poco de la época, pero recuerdo que la desesperación por no saber nada de mi padre dejó a mi madre bastante trastocada. La duda de si fue por una mujer, por estar amenazado por alguien, por odiarnos, por aburrimiento… no lo sabía y esa duda ocupó durante años la cabeza de mi madre. Años de migrañas que reflejaban todo su dolor interior. Hasta que un día decidió vestir de negro y no volver a pensarlo ni nombrarlo. Me crió bien, como pudo e intentando quitarme cualquier sentimiento de culpabilidad. Porque hice lo que hacen todos los niños pequeños: creer que su separación se debía a mi mal comportamiento. Mi padre, y esto lo supe después de esta terrible conversación en el fondo quería lo mejor para mí y para mi madre. Después de casarse se fue dando cuenta que aunque nos quisiera, no era ya feliz con ella y que en el fondo siempre le habían gustado los hombres. Esto en una sociedad que veía la homosexualidad casi como un crimen era casi peor que no reconocerse fascista. Ese dolor le llevó irremediablemente a la bebida y aunque durante un tiempo dominaba la situación sus deudas y sus ansias por desconectar de una realidad insoportable le hunden de manera que ya no podía disimular la situación en casa. Así que un día, mejor dicho en medio de una noche sobria y en un momento de claredad decidió que debía proteger a su familia y no someterla a su nueva enfermedad. Sin nuestra presencia y la normalidad relativa que le dábamos acabó por hundirse en una espiral de tristeza, acabó en la calle. Se recuperó de la calle y empezó a trabajar. Yo tendría edad de ir a estudiar, estudiar fuera en una prestigiosa escuela de fotografía. Pero cuando la situación parecía no poder ir peor mi madre descubrió que su dolor de cabeza se habría transformado en un tumor maligno de muy mal pronóstico, así fue como finalmente acabó perdiendo el trabajo y cuando la situación empezaba a ser desesperada, un antiguo amigo de mis padres, Mario, le dijo que había visto a alguien que le pudiera interesar. Mi padre había vuelto a la ciudad. Entre rabiosa y necesitada, le pidió a Mario que concertase un encuentro entre ambos. Mario consiguió la cita ya que mi padre no se negó a pagarme los estudios, pero su condición era tener una conversación con mi madre. Consciente del carácter, a veces sanguíneo de mi madre la acompañó hasta una parada de taxi.

EXT. TARDE CALLE

MARIO

Bueno SANDRA prometeme que te vas a comportar JUAN… que no le sacarás los ojos.

SANDRA

No lo sé Mario, no sé como reaccionaré pero… Dios! ¡Sabes bien lo que nos ha hecho sufrir al pequeño y a mí! nose nose nose

Antes de llegar a la parada de taxi Mario abraza a Sandra y esperan. Unos minutos más tarde llega un taxi, un taxi ocupado y Mario abre la puerta. Saluda con la mano y cierra la puerta.

INT. TARDE TAXI

El taxista la saluda brevemente y continúa la marcha y pregunta:

TAXISTA

¿Seguimos yendo al Restaurante “La Puesta”, verdad?

Mario y Sandra se miran y por el retrovisor asiente. Ambos están tensos y callados. Sandra intenta hacer el primer intento de decir algo pero solo consigue malas formas de comenzar cualquier tipo de conversación. A Juan le pasa medio kilo de lo mismo.

SANDRA
¿Qué?

Juan frunce el ceño y serio responde

JUAN
Pues aquí…

El taxista los mira. Ambos están mirando en direcciones opuestas por sus ventanillas

SANDRA
Espero que tengas la consideración de no llevarme a un lugar demasiado caro, no es que me sobre el dinero precisamente…

El taxista mira a Juan, que no reacciona. Pasa un semáforo y no dice nada. Juan sigue mudo y repiqueteando la puerta.

TAXISTA
¿Tendrá dinero para pagarme la carrera verdad? Porque sino paramos aquí mismo y se bajan.

Juan saca un billete de 50€ irritado.

JUAN
Haga el favor…

Sandra ve que Juan lleva una S tatuada en la muñeca, mira al suelo y sonríe

JUAN
Había pensado pagar yo. No te preocupes por el restaurante. Después de todo…

TAXISTA (murmurando)
Como tiene que ser…

Inmediatamente Sandra sin pensar dice

SANDRA
Haga el favor de…

Juan y Sandra se miran y vuelven a mirar por la ventanilla.

No recuerdo bien como llegaron a “La Puesta” o si el taxista volvió a meter la pata, tampoco me importa mucho. Lo que fué realmente fuerte pasó dentro. Aunque el que pudieran tener al taxista para poder volver a coincidir en una misma opinión sobre algo después de tanto tiempo facilitó un poco lo que pasaría a continuación.

InT. RESTAURANTE TARDE

Durante unos minutos se quedan mirando la carta, después de sentarse.

Sandra

¿Podríamos pedir los entrantes, no?

Juan

¿Te gusta el lugar?

Sandra

No hemos venido a hablar de esto, pero no está mal el sitio es un sitio bonito.

Juan

Me recuerda mucho al bar al que ibamos…

Sandra

¿Te pido una cerveza?

Juan

mmmh…. no bebo. Ya no… mejor un agua

Sandra

¿Crees estar preparado para hacerte cargo de un hijo ya?

—-que dura debió ser esta conversación… yo no consigo terminarla…

Anuncios

9 comentarios to “reencuentro”

  1. Esther Says:

    Debió de ser una situación muy dura. Hay personas que lo superan y otras que no pueden. Ante todo se necesita mucha fuerza y ganas de vivir y luchar.
    Un besico!!

  2. issis Says:

    y como sigue la conversa?

  3. DIY Says:

    Ahí, la valiente, madura y persona entera es la madre. Así es como me ha llegado…supongo que el mal trago lo pasó el padre…porque quiero creer que el hecho de estar sentado en esa mesa, dispuesto a afrontar alguna de estas obligaciones que esta vida tiene, significa que quiere empezar a hacer las cosas bien. No estoy muy de acuerdo con el dicho ése de “nunca es tarde”…hay veces que sí lo es.

  4. Esther Says:

    Supongo que se debe al carácter de las personas.
    A veces si que es bueno dejar el pasado atras e intentar empezar de nuevo

  5. b*goldfish Says:

    genial isisisisisiiiiiSI!!!!
    tienes ke terminarla!!
    animos!
    quiero leer lo que pasa!!
    no me puedes dejar asi!!

    creo que es una historia brutal!

  6. pcbcarp Says:

    ¡Jo…! Haz un esfuerzo, que la cosa promete.

  7. issis Says:

    no me veo con ánimos y prefiero trabajar en equipo, se lo he pasado al coguionista a ver que hace él con esto. si queréis inventaros algo ya me direis…
    el objetivo era obtener una ironía dramática por cada personaje principal (=2i.d.)y hacer un milking.
    ironía dramática: algo que sabe el público sobre un personaje pero nadie mas.
    milking: estirar la presentación de la verdad desconocida.

  8. denke Says:

    Me gusta, buen ritmo!

    hum… el padre vuelve por que quiere algo… limpiar su conciencia, tal vez retomar la relacion con el hijo..? pedir una donacion de medula?
    nadie vuleve por que si despues de el tiempo

    hum… da para mucho!

  9. issis Says:

    ya está colgado!!!! yujuuuuu!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: