casa de Isaak


esto lo escribimos un amigo y yo en su casa un día en el que todos dudabamos si ibamos a seguir con nuestras parejas. cantando y escuchando canciones que matan

7/7/7 a 8/7/7
colgados unos metros de la calle, cantan los jilgueros tristes. Hacen ver que ríen y bailan pero sus flores cayeron del balcón dentro de la alcantarilla. y solo les quedan un par de pétalos, pero no saben si comérselos o soltarlos de un soplo, y dudan, mientras silban sus músicas, que hacer con lo que queda del otoño. los tres pajaritos se cuentan las plumas y ríen … y hacen ver que tienen las plumas nuevas y intáctatas…pero cada cual sabe la poca sangre que acumula aun libre del veneno del vinagre. Se confunden las palabras y los silencios, porque no es lo mismo contarse las penas que contarse las cicatrices…tres pájaros despiertos, el cuarto ahuecando el ala, la quinta y la sexta llegan al nido a la par…y se acomodan en el silencio de escucharse un poco menos. en el rincón de las risas y los sueños… caben mas pájaros aun. pero la quinta se fatiga en la fiesta de las hadas descarriadas y se larga. Por el alboroto de la jaula, el durmiente se alborota, perrea un poco y brama… luego ya templa el mal caracter y canta. todo bien, pero no en frances. un pajarillo se desahoga sin tener porqué haberlo hecho. la verdad es que se comparten mejor acompañado, viendo las plumas arrancadas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: