cosas de soldados


Dejé de tomar pastillitas hace unos años y me parece que este año si no hay algo que me pegue un cambio brutal no podré conmigo. he dejado de ver por la mañana, total… para lo que hay que ver… soy un chico atractivo al que le da asco serlo ahora mismo, antes era una fuente de autoestima, ahora parezco un masturbador compulsivo, aunque sean placeres conseguidos con una noche, una otra noche la otra… no hay ya victoria. Y me putea porque he luchado durante un año para estudiar lo que quiero y me parece vacío, y entonces detengo el mundo, me bajo de él y dejo que pase tiempo… en el que me asqueo de todo tanto hasta que digo basta y vuelvo a una puta rutina. Parece ser que ni así. ¿porque hay que hacer? te acabas riendo de gente que tiene que hacer, hacer, hacer… já, no sabe vivir en tranquilidad! Pero te leo y ni así, ni con tu hiper-actividad eres feliz. No te critico, a ti te funciona a veces y por eso lo sigues haciendo, los cambios significativos son demasiado costosos en emoción y fatigas, por eso están demodé. Hasta el próximo pico de genialidad.

Anuncios

5 comentarios to “cosas de soldados”

  1. Pcbcarp Says:

    Amigo, lo único que cabe decir es que “el hábito embota la sensación”. Una vez embotada, ya somos otros… adaptados y supervivientes

  2. elena Says:

    La vida es eso, pura supervivencia, un constante sube y baja emocional. Besos

  3. Folken Says:

    Realmente los cambios acaban por no serlo, porque uno acaba haciéndose a ellos.
    Por eso siempre decían los antiguos que era mejor el ácido.

  4. Annna Says:

    Si tuviera algo para sacarte de ese sitio tan espeso, lo haría, pero antes tendría que salir del mío 😉
    Quizá la única via de escape sea mimarse, sacarse la lengua ante el espejo como insinúa tantas veces Sabina y esperar a que pare el chaparrón, para salir a ver el “solesico”.
    Cuídate mucho y de pastillas nada, sean las que sean, pa annalgesia ya estoy yo jjajaj

  5. africa Says:

    Una noche, de madrugada ya, noté cómo me acariciaban la espalda. Sabía que el que lo hacía seguía allí porque me hacía pasar buenos ratos pero también sabía que podía llamarse, por lo menos, de cuatro maneras diferentes…podía ser cualquiera así que cerré el chiringuito para hacer reformas. Sus efectos puede que no sean tan rápidos como las pastillas pero creo que funciona mejor…date todo el tiempo que necesites Issis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: