Archive for the ‘dreams’ Category

gritos mudos

abril 12, 2013

un pez plano de 7 metros siendo arrastrado por un helicóptero, un anzuelo en el morro y otro en la aleta dorsal

la caza, la pesca, los nervios, el agua salpicando, los ojos del pez pescado, el helicóptero tirando del pez… (¿sientes como va fluyendo a chorros la sangre impulsada por ese ancestral instinto de la caza?)

-Hay que cansarlo, antes de sacarlo del agua…- dice el guía-cazador de safari-pescador

Me parece cruel, obsceno ¿se nos ha olvidado apartar la mirada en los tiempos que corren? (Negar, a quien cree estas imágenes, que pueda existir quien juegue con el sufrimiento de otros)

_____En algún lugar un cocinero, manos ágiles, pero fuertes, _____especializadas pero curtidas por cortes, quemaduras, ácidos y _____salados… afila bajo la luz de un fluorescente un cuchillo de _____carnicero. Una pasada tras otra sobre la piedra de afilar. Fino _____polvo se desprende de la piedra pasada trás pasada.             _____¿Podéis oír el acero contra la piedra?

-Ahora levantamos la panza del pescado y cortamos esta conexión con sus riñones, y soltamos el líquido en el água- dice el guía de safari-pescador.

El agua antes oscura, se va llenando de manchas blancas, los peces que otrora, seguían con sus quehaceres diarios (no fueran a pensar “la gente” que son unos intrometidos, cada cual a la suya, que esto de meterse en la vida de los demás queda muy feo). Las manchas se van transformando en bocas, miles de bocas de todos los tamaños.

El guía-cazador sonríe y estruja el tubo de la barriga del pescado y toda su adrenalina se mezcla con el agua. Mientras el pescador sonríe los peces parecen aliarse en un grito mudo, todos al unísono. (¿Que suena?) (Suena tu memoria, suena tu indignación, suenan las plazas de una consciencia colectiva unidos por un grito mudo)Imagen

Anuncios

Cristalización

diciembre 17, 2012

Sobre la lengua. Lo que antes estuvo en una cuchara y previamente en un vidrio. Grueso, más de lo habitual. Así es como te reencontré…
pensamiento perdido, recuerdo olvidado, tacto reencontrado

un piano a pedales, rollo de papel agujereado, risas y puede que un gato. estábamos, plural indefinido, en algún ático acristalado en Euskadi. Cerca de alguna costa, salitre y algún trozo de rojo cangrejo entre los dientes. Alguien hacía esculturas con velas. Y a pesar de que el suelo de madera aislaba del frío no pudo negar invitarnos a un té con miel.
Allí estaban: dos botellas de miel, cristalizada, natural, viva, sin aditivos. La dueña de la casa nos explicó que recordásemos que así era la miel sin aditivos. La metió en un cazo con agua caliente, baño María; cuando estuvo lista, la miel, fluyó desde el cuello de la botella a la taza y al sorber los últimos tragos tragué esos cristalitos.

antes los había mirado con asco y desconcierto. la miel que yo conocía no se comportaba así!

Así me sorprendí, veintitantos años después pensando en ti

Gracias miel por este viaje.

pizarra negra

julio 6, 2011

se repite en el dia de hoy esa misma imagen, resto de un suenyo que tuve anoche…

dos me siguen, no me siento amenazado por ellos, de hecho no sabría definir quienes son, aunque me imagino que podrían ser dos en concreto. mis manos recorren ásperas paredes negras, acantilados, tallados en la dura piedra por el mar y el viento. tiro tras de mi un carro que no se atasca en ninguna grieta y que debe llevar algo importante para que tire de su peso. pero tiro con fuerza, porque es importante, y no hay nada mas importante que la misión que uno quiere realizar.

http://www.youtube.com/watch?v=IfKPgQJcYUY&feature=view_all&list=PL42560E8DE5B1D35C&index=8

veo el mar, a veces pega fuerte contra la pared, asi que tengo que parar para seguir camino. que es esa enfermedad que tortura mi paso, es talvez mi destino? Te acepto, como se acepta la roca en 127 hours, todo lo que he hecho lleva por este camino, pero no me arrepiento, lo acepto. Realmente es necesario que cambie de ojos, porque es mi punto de vista el que cuenta.

El real, y no el manipulado por esas oscuras vocecillas. Y allí estoy, escalando entre paredes, luchando con mi marioneta interna como en El Castor. Oh si pudiera extirparte maldita voz, que tanto frenas. Entre los acantilados arena blanca, pequenyas cuevas llenas de maravillosa agua azul. Y en el mapa del tiempo de Europa se ve un pequenyo remolino delante de tu costa. O la costa en la que te encuentras. Y descanso pensando que todos los mares, todas las aguas se acaban tocando.

Y asi me tranquilizo, después de discutir con mi parte mas blanda, mi mision es tirar adelante, porque no existe distancia por la que valga dejar de escalar, sudar… arrastrar con fuerza ese carro. Aunque estemos lejos, sonrío porque la distancia física son solo kilometros, que son solo metros, que son solo centímetros, que son solo milímetros… en fin no son nada comparado con la gran cercanía que siento aqui dentro.

cuando todo estaba perdido…

junio 29, 2011

En una lluviosa tarde de julio, en un parque bajo enormes robles y un pequeño paraguas. Sola se sento a pensar en un banco de piedra. Era un alivio esta agua, que necesaria era esta lluvia, para refrescar. Por debajo de su ropa sintio como se le erizaba el vello.               Parecia no importarle, pues estaba muy dentro, muy metida en el fondo de su cabeza para encontrarle un sentido a …

-….definitivamente, hay que creer… en Dios,  en alguna iglesia, en la naturaleza… yo prefiero hacerlo en mi misma.

Me he dado cuenta, que dejar de creer, de tener esperanza es lo peor que te puede pasar. He tenido que sentir el fondo del pozo, querer dejarlo todo, porque no encontraba sentido a una vida sin… ( con CON dormiras mejor)

De repente, como ocurre en estos veranos locos, la lluvia cedió. Dejó de llover de la nada. Volvió a conectar con su alrededor. Medio minuto mas tarde empezaron a volver a salir pajaros de sus escondites. Los ciervos empezaron a sacudirse el agua y a lamerse los unos a los otros.

-hubieron momentos de locura absoluta, pero al final llega a la conclusión de que si estaba contigo estaba en mi jodida cabeza sin ti estoy fuera de mi.

Posiblemente, este loca, o talvez estés loco tu, probablemente los locos seamos los dos….

Salió el sol, cuando todo estaba perdido, y le dio energías para volver a buscarlo, volver a encontrarlo, con comprensión y un conocimiento mas profundo de sí misma, con confianza en que el dolor en sí no sirve para nada. Solamente para aprender de él y no para tirar la toalla.

-Gracias sol, gracias por volver a brillar. Secarás la lluvia en mí.

 

con CON… dormiras mejor

diciembre 24, 2010

Extraños movimientos de cámara, la cara no es rascada por
la mano, es mas primitivo que eso. Es frotar, ursear como lo llamo
yo. To bear, pero sin necesidad de soportar a nadie. Sonidos de
microfono frotado, antinatural en principio es lo que busco, porque
es ficción que el roce del cañon sea feo. Busco un Bello roce.
Definitiva y mente, no es del agrado de todo individuo, el
aguerrido alterado al que cualquier buena palabra le suena a ataque
no disfruta del placer que sientes al rascar tu espalda contra un
tronco. ( Personalmente pienso que la materia orgánica provoca mas
placer que la roca natural, evito la engañosa arena que finalmente
resulta mas abrasiva de lo esperado, ni el plástico que goza de los
mismos privilegios que las que las fábricas de aromas añaden a un
trozo de “corcho” alimenticio inodoro e insípido en origen.) Aclaro
que soy amigo de robles y eucaliptos, aunque el alcornoque me
resulte sumamente sensual. Prestar su piel, desnudarse para otros,
tiene un calor y una cercanía emocional primera, reptiliana, mas
sincera que la voluntad… Un dador nato sin necesidad de CON. Ese
maldito se encuentra en una chica obesa, otra chica adicta y en el
señor al que le cuesta articular su cariño, y por consiguiente es
muuuy trabajador. A una la veremos sentada-esparramada, apoyada en
una barra del metro, con una bolsa de nueces pequeñita en la que
hurgan hábiles y posteriomente culpables morcillitas. El tectec del
chocar de las nueces a ritmo de las inexactitudes de la vía, hace
que el esparrame inicial se vuelva un esparrame despreocupado.
Acunada por el tectec y el estómago, deja de ser sensible al mundo
que la rodea y cual masturbadora compulsiva, olvida los pequeños
placeres. Ya no quiere agradar, no recuerda como, el placer, la
compañia se la proporciona su sentimiento de saciedad(a su vez,
cada vez mas lejano) Al señor lo veremos en el coche de su anciana
vecina, le recuerda a su propia abuela, única bondad infantil
petrificada en su memoria. Siempre llega el primero, no soporta los
atascos, le parecen una pérdida de tiempo y es consecuente con este
pensar (no como muchos). No es popular, sería contradictorio,
aunque más que respetado es temido, hasta por sus jefes… que
saben que arderán en el infierno por exigirle más que a otros
peones. Sale el último de la oficina, sin olvidar pasar por esa
gasolinera que rebosa de productos inútiles, pero a los que tiene
acostumbrada a su abuela adoptiva. Caminar, caminar, caminar,
caminar…. hacer, hacer, hacer,…. es una órden constante de ese
cerebro que le cuesta desconectar. Un orfidal al día es lo que le
recomendó el médico cuando le visitó hace 7 años, ahora se
automedica y si no basta uno, pues bien pueden llegar a ocho o
nueve.
Nuestra tercera protagonista aparentemente no es tan diferente a
otros, de hecho la rodeamos sin saberlo todos los días en sitios
publicos, es aquella modernísima desconectada del afecto, es amiga
y nada mas, escucha y sobre todo desconecta bien. Es muy
responsable en su trabajo aunque la última hora le cueste horrores
concentrarse. Tiene suerte que en su trabajo, se le presupone una
actividad social. Está bien vista esa salida nocturna, café, bar,
caña, cigarrillo, gin-tónic, sonrisa, cambio de garito, cigarrillo
aderezado, carcajada, discoteca, raya, rayita, copita, desmadre. No
es consciente de todo lo que se mete, pero ¿hay que vivir a tope,
no? Ducha rápida, colirio, tonopan, meditación trascendentalísima
concentrada para empezar el día.
otra idea para un docu social.

Lonely dreams

diciembre 12, 2010

Ella caminaba por las calles de Madrid. En el pelo un reflejo de las luces navideñas, que cuanto mas frío hace mas parecen brillar. En los ojos, un reflejo de escaparate, humedad reprimida para no emborronar el maquillaje.
Ese puesto iba a ser de ella y de nadie mas, se supone que en Navidades lo que mas hace falta es vendedoras guapas en tiendas… Y soñó por un instante volver a casa 5 cm mas alta, flotando sobre sus tacones, con mas dientes en su sonrisa, con el pelo teñido… Abrazar a su amado y preparando un gran plato de gambas con guindillas y limón, un cava de los que no dan dolor de cabeza…
Salió de la tienda. Las puertas automáticas se cerraron tras de si… Ni flotaba, ni brillaba y mucho menos iba a comprar nada. ¿Se hubiese sentido mejor? Si, pero le habría durado tan poco que no hubiera valido la pena. Pensó en mandar postales navideñas a a sus parientes lejanos. Una a Venezuela, otras dos a Alemania, una a Brasil, dos a Argentina, una a Barcelona y cuatro para Madrid. Recordó aquella tiendecita en South Kensington, que lujo de tarjetas: tonos diferentes, para distintas edades, todas las temáticas imaginables, sabiendo ingles o con un pensado dibujo universal.
Que asco de tarjetas!- pensó y compró papeles de diferentes texturas,colores y transparencias. Purpurina, el material del que estan hechos los sueños de los niños chicos, algodón y pegamento. Esta vez si se le corrió el maquillaje, porque el olor que otrora quitaba el hambre a los meninos da rua de la favela… Ese mocoso ya no vendería caramelos en un semáforo, seguramente yace en una poza cuajada por haber arrancado la maldita farola y haber roto la acristalada puerta de una gasolinera en medio de una guerra de bandas para robar el pan recién hecho y unas chocolatinas con cromos de animales.
Entenderse con poco dinero se hizo complicado, la ira no hacía mas que enseñar sus orejas por si acaso podía ayudar a causar algún estrago, las tijeras recortaban ávidamente. Dar regalos hechos a mano iba a generar la energía eléctrica al otro lado del globo, la de una sonrisa y de un recuerdo cercano. De noche no durmió sola, pero tampoco acompañada, su seguridad estaba pero el cálido abrazo no. Despertó entre lágrimas, le había visitado en sueños su abuelo en una silla motorizada, que frenó con precisión germánica a cuatro centímetros de una escalera. Opa llevaba un corte de pelo moderno, no es que tuviera mucho, pero lo poco que tenía, tenía hasta gomina. Sus grandes manos seguían igual de carnosas y amablemente temblorosas.
-Dime¿donde has estado?- dijo Opa.
Hacía años que no escuchaba su voz, hacía 15 años que el dolor de la vejez se había llevado la voz gruesa y bondadosa dejando paso a chillidos llagados.
-¿aun vives aquí?
-No abuelo mucho ha cambiado…
Dió marcha atrás y serio le ordenó:
-¡Llámame Opa!
– …mucho ha cambiado, Opa, el chico que Oma conoció cuando tu ya habías muerto, es ahora mi marido y ya no vivo en la casa de un exfutbolista. Inventaron los minipisos que se hacen gigantes cuando estas sola en tu cama.
Y se despertó hablando alemán entre sollozos, sabiendo la fragilidad de la verdad de sus palabras:
-„ich habe nämlich geheiratet”