Posts Tagged ‘lepant’

guerra psicológica

octubre 13, 2007

después de dos días en casa, llegó el día de defender mi guión ante mi grupo. estaba medio pocho en casa, mirando videos en el youtube. decidí irme a la reuníon y a eso de las 19:40 de ayer en la calle Lepanto, picaba en la puerta del piso en el que teníamos la reunión. en ese mismo instante miro a la izquierda y veo a dos chicos normales, uno de veintitantos(A) y otro de veitipocos(B). llevaba el guión en el portatil dentro de un maletín con correa de hombro. A pasa detrás mío y dice: Tira fuerte!
Yo cogía el maletín de tela de la ESCAC por el asa, me arrancaron el asa, hoy tengo un morado de la quemadura en el cuello. A se avalanza sobre mí, le empujo y le pego un buen puñetazo, se cae y sale corriendo B con mi portatil bajo el brazo.
Ah, no a mi no me vas a robar un portatil que no voy a poder a volver a comprarme en años, con todos mis apuntes de la carrera las fotos de los ultimos 2años y el maldito guión por el que llevo encerrado en mi leonera durante dos días.
Empecé a gritarle como un loco, machacandole la cabeza: – Corre cabrón porque si te pillo te mato.
Yo corro mucho, pero en ese momento le dejé correr durante dos manzanas con un metro y medio de distancia delante mío.
– Corre hijo de puta porque si te pillo no la cuentas. B empezaba a cansarse y empezó a correr mas despacio, se creería que haciendome algún recorte me perdería de vista. – Estás seguro que no quieres correr más? como te pille…
empieza a correr al rededor de un coche, la parte trasera, el lateral, cuando pasa entre los coche por la parte del capó, acelero y me tiro encima de él. el maletín se queda encima del capó. a B le cojo por el cuello y le grito al oído – ¿Que te parece morir ahora? Yo llevaba una chaqueta de cuero y en el pánico empezó a morderme el brazo con el que le tenía cogido. Y así como cuando tienes la mano dentro de la boca de un perro que te está mordiendo, la metes con más fuerza para separar las mandíbulas. Apreté con la mano izquierda mi brazo derecho. Tengo el brazo hinchado y los canino superior izquierdo e inferior izquierdo marcados a pesar del cuero. -Ya puedes morder porque no me estás haciendo daño! algo de daño si que hacía, pero la adrenalina y la injusticia no me dejaban sentir nada. Apreté bien su cuello bajo mi brazo y corrí contra el cristal del coche. Ya no zarandeaba tanto. apoyé mi peso sobre él encima del capó.
la gente empezaba a aparecer por la calle que antes estaba vacía. – que alguien me ayude, llamen a la policía, hagan algo!
desde los balcones de provenza: dejalo ya, ya tienes lo que es tuyo. desde la acera: ya está tío, tranquilo. eran dos más altos que yo uno con el brazo en cabestrillo y no movieron el puto culo,nadie. -estás be noi?, decían dos abuelitas. los dos chicos me acompañaron a la casa donde tenía la reunión. la adrenalina y el cabreo me duraron dos horas más. bajé y el peluquero de más abajo había dicho que el chico de perilla, camisa a rayas y pantalón beige había bajado corriendo y girado por mallorca. B salió corriendo con un jersey rojo, un peinado en punta con los lados rebajados. -corre hijo de la gran puta, corre…

otro día talvez no hubiera reaccionado así, pero se metieron con la persona equivocada en el momento equivocado. me encantaría volver a verlos, aun siento que tengo un regalo para ellos. ahora sé para que sirven los video de peleas callejeras. nunca me he pegado con nadie, pero ahora tengo la sensación de que podría.

Anuncios